estrategias de marketing 1/3 : como nos vendemos

estrategias de marketing 1/3 : como nos vendemos

Este es el primer artículo de una serie de tres enfocados a explicar como desarrollar una estrategia de marketing genérica. Hay varias formas de elaborar una estrategia de marketing, aquí vamos a aplicar la ofrecida por Lambin, que es sencilla y da una visión bastante amplia.

La estrategía la vamos a elaborar en tres aspectos

  1. Estrategia de desarrollo , o de que forma ofrecemos nuestro trabajo
  2. Estrategia de crecimiento, o como conseguir más clientes
  3. Estrategia competitiva, como actuar respecto a la competencia

estrategia de desarrollo

Está claro que queremos hacer fotos y vender nuestro trabajo,por ejemplo bodas. Lo primero que tenemos que saber es de que forma ofrecemos nuestros trabajo y que nos va a diferenciar de los demás, dandonos un posicionamiento de valor. Tenemos tres opciones posibles, cada una con sus pros y contras
[ul style=”arrow”]

  • Coste (soy el que vende las fotos baratas)
  • Diferenciación (solo hago fotografía de bodas en jardines)
  • Especialización (solo hago fotografía a gente adinerada)

[/ul]
Una estrategia de coste nos puede defender ante una competencia fuerte y nos puede dar acceso a nuevos clientes, especialmente los sensibles al precio. Tiene el peligro de que tendremos menores ganancias por lo que necesitaremos más clientes para ganar lo mismo. Estos nos crea un modelo de negocio rígido, cualquier cambio de la competencia nos puede arruinar. Por ejemplo, podemos hacer bodas a un precio bajo y entregando muchas fotos, esto es una puerta de entrada a clientes que son sensibles al precio, pero si se pone de moda unos retoques intensos en las fotografías, o asumimos el tiempo de procesado o tenemos que subir el precio.

Una estrategia de diferenciación consiste en hacer una fotografía que se perciba como única, pasando los costes a un segundo plano. Nos podemos diferenciar mediante una imagen de marca (glamour), tecnología (un procesado exclusivo), nuevos servicios. Tiene la ventaja de que nos defiende contra la competencia al vernos como algo único y que esta especialización nos permite tener mejores márgenes. Como inconvenientes es que el diferencial de costes respecto a la competencia no sea suficiente por lo que aunque destaquemos no consigamos ser rentables, el interés por el factor diferenciante caiga o nos salgan imitadores.

Una estrategia de segmentación consiste en hacer una fotografía enfocada a un mercado en concreto o un producto. Tenemos que diferenciarnos bien en costes o bien en servicios, pero solo para el segmento elegido. Tiene la ventaja de que al estar tan especializados somos más fuertes respecto a la competencia generalista, pero vamos a depender de un mercado muy reducido.

Como veis es algo sencillo pero que tiene implicaciones importantes ya que hay que tenemos que haber resuelto previamente algunas cuestiones, como que queremos vender. En el siguiente artículo veremos la segunda parte, como llegar a los clientes.